Before, I die...

Conoce nuestro muro

Conoce el proyecto

Before I die project

Before I Die es un proyecto de arte global que invita a las personas a contemplar la muerte, reflexionar sobre sus vidas y sus aspiraciones. Creada por la artista Candy Chang en una casa abandonada en Nueva Orleans después de perder a un ser querido; hoy en día hay más de 4,000 muros repartidos por todo el mundo.

Otros muros

Se han creado más de 4.000 muros en setenta y un países y treinta y cinco idiomas. Cada muro es un homenaje a examinar la propia vida.

Candy Chang en TED

Historia

Michel de Montaigne dice «filosofar es aprender a morir«, el proyecto Antes de morir imagina las formas en que los muros y paredes de nuestras ciudades pueden ayudarnos a enfrentar la muerte y el significado como comunidad hoy. Candy Chang creó el primer muro Antes de Morir en una casa abandonada en Nueva Orleans después de la muerte de alguien a quien amaba. Joan fue como una madre para ella durante quince años y todavía había muchas cosas que quería hacer: aprender a tocar el piano, vivir en Francia, ver el Océano Pacífico. El impacto de su muerte envió a Chang a un largo período de dolor y depresión. Su mundo interior no parecía pertenecer al exterior y, al mirar los mensajes que veía al caminar por la calle, sintió cuanto evitamos enfrentarnos a la muerte.

Hizo una plantilla casera que decía: «Antes de morir, quiero _____», y con la ayuda de amigos, pintó el lateral de una casa en ruinas en su vecindario con pintura de pizarra y la imprimió con este mensaje para que cualquiera que pasara por allí pudiera recoger un trozo de tiza, reflexionar sobre la muerte y la vida y compartir sus aspiraciones personales en público.

Fue un experimento y ella no sabía qué esperar. Debido a que era barato de hacer, pensó que no era un gran problema si no funcionaba.

Al día siguiente, el muro estaba lleno de respuestas que sobresalían en los márgenes: antes de morir, quiero … seguir mi sueño de la infancia, ver a mi hija graduarse, abandonar todas las inseguridades, recuperar a mi esposa, ser mejor persona, ser completamente yo mismo. La riqueza de la humanidad estaba en plena exhibición, y la pared se convirtió en un honesto panel de anhelo, dolor, alegría, inseguridad, gratitud, miedo y maravilla que encuentras en cada comunidad. Mientras leía las respuestas, Candy entendió a sus vecinos de nuevas maneras y se le recordó que no estaba sola mientras trataba de darle sentido a la vida.

Este espacio descuidado se había convertido en uno constructivo donde los extraños, que normalmente tenían poco que ver entre sí, comenzaron a cuidarlo. Algunas personas donaron tiza mientras que otras ayudaron a lavar la pared. «La gente está cerca todo el tiempo», dijo la abuela que vivía al otro lado de la calle. «El bloque es más seguro ahora».

Díez meses más tarde, el muro de Nueva Orleans terminó felizmente: un nuevo propietario reconstruyó la propiedad y la casa se convirtió nuevamente en un hogar. Pero este no fue el final del proyecto. Candy recibió cientos de mensajes inesperados de personas de todo el mundo que querían hacer un muro con sus comunidades. Así que creó recursos paso a paso para que las personas creen sus propios muros y, gracias a personas apasionadas de todo el mundo, ahora hay más de 4.000 muros de «Antes de morir» en más de 75 países y 36 idiomas

Construye tu muro